Videojuegos de segunda mano

El mercado de videojuegos de segunda mano supera en más del 50% de beneficios a las tiendas especializadas, y por ello las grandes productoras de videojuegos llevan largo tiempo intentando evitar este tipo de compraventa entre particulares, sin embargo se encuentra demasiado arraigado, a lo que contribuye también el alto precio de estos artículos, y además, permite a los aficionados del sector recuperar parte de lo invertido en los juegos.

Al comprar videojuegos de segunda mano, los jugadores pueden ahorrarse entre 15 y 18 euros en un videojuego de 70 euros, e incluso en algunas tiendas que disponen de este servicio ofrecen un año de garantía, convirtiendo este mercado en una opción que muchos ya consideran como la primera antes de adquirir un videojuego.

Esto para las productoras de videojuegos supone una disminución de sus ingresos, que van a parar a este mercado paralelo, por ello ya han empezado a aplicar medidas para intentar evitarlo y ponen impedimentos a los juegos usados, como desactivar partes del juego al segundo jugador.

Sin embargo, este mercado está en auge, y se calcula que en Estados Unidos puede llegar a facturar al año entre 2000 y 3000 millones de dólares, y en Gran Bretaña se estima que en el 2011 movieron unos 387 millones de libras.

Puntuación