La caída de los precios de la vivienda en tiempos de crisis

En España, en el año 1997 se inició la tan conocida burbuja inmobiliaria, con un incremento exagerado de los precios de la vivienda muy por encima de los sueldos de la mayor parte de la población, los cuales siguieron creciendo hasta 2007, tras el estallido de la crisis mundial, que afectó de lleno al mercado de la vivienda española, que antes de la crisis era uno de los más potentes del país.

Por ello tras el comienzo de la crisis han aumentado de forma desmesurada las viviendas a la venta, a lo que también contribuyen la gran cantidad de pisos embargados por las entidades bancarias ante la incapacidad de sus propietarios para pagar las hipotecas. Hoy en día se estima que el stock de viviendas en venta sería de unos 700.000 pisos de nueva construcción y también una cantidad similar de pisos de segunda mano.

Debido a esta gran oferta de pisos, los propietarios en su deseo por vender se han visto obligados a rebajar los precios de la vivienda, lo que supone que nos encontramos ante el mejor momento para adquirir una vivienda de buena calidad a precios que antes del estallido de la crisis se hubieran considerado imposibles.

Puntuación